Cómo limpiar los dientes

Aprender a limpiar los dientes todos los días, cepillarlos cinco veces a diario o al menos al levantase a la mañana y después de la cena antes de ir a dormir, previene el color amarillento y por ende la necesidad de necesitar un blanqueamiento dental debido a no saber como limpiar los dientes.
Ante todo es necesario contar con un cepillo con cerdas suaves. Debido a que se precisa llegar a todos los dientes e intersticios el cabezal del cepillo debe ser pequeño. De este modo podrá llegar a toda la cavidad bucal si además el cepillo cuenta con sus puntas redondas. Todo cepillo aunque se trate de uno de buena calidad no tiene una vida útil mayor a tres meses, por lo cual llegado este momento debe ser cambiado por uno nuevo.
¿Se puede usar un cepillo dental eléctrico? Sí mientras sea aprobado por la Asociación Dental Americana y que pueda limpiar desde o hacia atrás y adelante con movimientos oscilatorios y rotativos se habrá elegido un buen cepillo dental.
¿Cómo ubicar el cepillo dental para hacer la limpieza de los dientes? Se debe ubicar sobre la unión de las encías y los dientes en una posición de 45º, luego se lo presiona firmemente y con movimientos circulares se comienza la limpieza desde adelante hacia atrás, siempre suavemente ya que un cepillado enérgico puede dañar el esmalte y provocar daños a las encías.
Durante el cepillado se debe limpiar la superficie de cada uno de los dientes minuciosamente desde atrás hacia adelante.

A fin de eliminar la placa bacteriana es necesario cepillar la lengua, puede ser utilizando un enjuague bucal o con el dentífrico. Este proceso ayuda a evitar el desarrollo de bacterias que producen el mal aliento y caries. Muchos cepillos cuentan en su reverso con un lado especial para limpiar la lengua sin necesidad de utilizar las cerdas para ello.
Para una limpieza completa es posible utilizar el hilo dental al menos en uno de los lavados diarios. Una vez cortado el trozo de hilo se enrosca uno de los extremos en el dedo medio de una mano y el otro extremo en el dedo medio de la otra mano para comenzar la limpieza.
También se puede formar un lazo de hilo dental cortando un trozo y anudando los extremos y se comienza a pasarlo entre cada diente hacia las encías, por debajo de éstas y eliminando la placa dental llevándolo hacia arriba y hacia debajo de los dientes. Este proceso se realiza raspando, ya que si solo se lo pone y saca sin raspar puede dañar las encías.
Un enjuague bucal es posible hacerlo como último paso del procedimiento.
Si bien cuando se pasa el hilo dental es probable que se produzca un sangrado de las encías significa que éstas no se encuentran con los dientes adecuadamente bien adheridos posiblemente por una mala limpieza, pero una vez que las encías se encuentren saludables no se producirá ese sangrando, ya que se está llevando a cabo un buen procedimiento para limpiar los dientes.

 

Lee Mas Articulos:

Articulos Relacionados

Tags:

Publica Un Comentario: